Como elegir el mejor alimento

Cómo elegir un alimento para perros

Cómo elegir un alimento para perros

La alimentación del perro es un aspecto fundamental para la salud del animal y elegir un alimento para perros no será fácil. Existen varias opciones de comida para perros como puede ser comida para perros pequeños y perros grandes, alimentación para perros adultos y cachorros así como alimentos para perros de raza ya sea un Bóxer, Beagle, Pitbull Terrier Americano o cualquier otra raza de perro o cruce de razas que tengamos como mascota.

¿Qué comida para perros es mejor?

El tipo de dieta que ofrecemos a nuestra mascota deberá de cubrir todos los nutrientes necesarios para su organismo. Deberemos de entender que la comida para perros podrá dañar o sanar a nuestra mascota dependiendo de la calidad de la alimentación que le proporcionemos. Si quieres saber cómo elegir una dieta saludable para tu perro, sigue nuestros consejos de alimentación para perros.

Elegir la comida para cachorros

Comida para perrosSegún la edad de nuestra mascota, seleccionaremos un pienso para perros u otro, siendo los primeros meses de crecimiento del cachorro de vital importancia para su correcto desarrollo. A la hora de elegir la comida para cachorros, tendremos en cuenta una dieta equilibrada basada en nutrientes y proteínas, gran cantidad de fibra para favorecer la digestión y expulsión de bacterias del animal y una alta concentración energética para controlar la alimentación del cachorro.

Nos aseguraremos de que la marca que escojamos produzca alimentos para perros con ingredientes aptos para humanos, ya que la gran mayoría de productos para el consumo animal incluyen aquellas partes que sobran de los alimentos humanos como pelos, tripas y huesos.

Será importante que la comida para cachorros estimule sus defensas para evitar enfermedades. El pienso más adecuado para ellos tendrá la forma de bolitas pequeñas y durante los 2 primeros meses de edad, lo humedeceremos con agua para facilitarles la masticación del mismo o mezclada con comida húmeda para perros. De manera progresiva, podremos darle comida semihúmeda para perros para que el cachorro se vaya habituando.

No será recomendable darle comida humana ya que podrá producir alteraciones en su organismo.

Elegir la alimentación para perros adultos

A partir de 1 año, el perro será adulto y su alimentación cambiará hacia la comida seca para perros. Por ello, deberemos fijarnos en los ingredientes del pienso para perros adultos que deberán ser de calidad. Nos aseguraremos de que el pienso para perros tenga las siguientes características:

  • Elegir la alimentación para perros adultosNo deberá contener maíz, soja ni trigo ya que nuestras mascotas no podrán digerir correctamente estos ingredientes pudiéndoles causar alergias.
  • Estará formado por un mínimo de grasa
  • Sea apto para el consumo humano
  • El pescado y la carne fresca de pollo, ternera o cordero serán las principales fuentes de alimentación
  • Contendrá vitamina C, E y Omega 3, fibra, cebada, frutas y glucosalina

Alimentos peligrosos para perros

Nuestros perros son uno más de la familia y por ello, algunas personas les dan de comer alimentos prohibidos para perros. No toda la comida humana es apta para los perros, pudiendo producir desde molestias leves hasta enfermedades graves e incluso la muerte. A continuación, conoceremos qué alimentos son perjudiciales para los perros:

  • Lácteos: ¿pueden beber leche los perros? En el caso de la leche, al contener lactosa el animal no podrá asimilarla en grandes cantidades ocasionando mala digestión, diarrea, intoxicación y vómitos.
  • Sobras de la comida: no sólo ocasionará sobrepeso en el perro sino que podrán provocar úlceras, colitis, trastornos digestivos, etc.
  • Chocolate: el chocolate contiene un componente tóxico para el animal, la teobromina siendo perjudicial para la salud del perro pudiendo llegar a ocasionar vómitos, afectar al sistema gastrointestinal, úlceras, diarrea, convulsiones y deshidratación.
  • Cafeína: estimulará el sistema nervioso y cardíaco del perro causando taquicardias, vómitos e hiperactividad. En exceso, podrá provocar la muerte.
  • Alimentos prohibidos para perrosAguacate: provocará vómitos, dolores de estómago y diarrea entre otros síntomas.
  • Hígado y grasa: si se consume una gran cantidad de hígado puede ser tóxico para el animal causando problemas en sus músculos y huesos. La grasa puede producir un exceso de grasa en sangre y pancreatitis.
  • Huesos de cordero, pollo o conejo: los huesos pueden astillarse y clavarse en la garganta del animal originando perforaciones en el intestino o estómago del perro.
  • Azúcar: el azúcar producirá obesidad en el animal, problemas dentales y diabetes.
  • Cebolla: ocasionan anemia hemolítica al atacar a los glóbulos rojos del perro causando debilidad y problemas respiratorios. Algunos de los síntomas de ingerir cebolla serán dificultad de respirar, falta de coordinación y taquicardia.

Masajes para perros

Masajes para perros: cómo masajear a nuestra mascota paso a paso

xmasajes-para-perros-770x460.jpg.pagespeed.ic.MajRFNaUVi

¿A quién no le viene bien un masaje? Nuestras mascotas también se merecen ese momento de relajación y más si tienen cansancio acumulado o pasan por una época estresante para ellos. Hoy te enseñamos cómo puedes hacer unos fantásticos masajes para perros. ¡Toma nota!

Beneficios de los masajes para perros

Los beneficios de los masajes son múltiples para nuestros canes.

  • Con estos masajes conseguirás que tengan menos dolor en sus músculos y articulaciones, sobre todo si ha sido una jornada intensa de caminata.
  • También conseguirás que tu perro tenga menos tensión y contracturas, favoreciendo así su agilidad.
  • Por otro lado, con un buen masaje se logra que mejore la circulación sanguínea.

Con todo ello se logra un óptimo estado de salud del animal y un bienestar generalizado, además de reforzar el vínculo entre el humano y el perro.

¿Listo para empezar? ¡Adelante!

masajes para perros

¿Cómo se hacen los masajes para perros?

Lo primordial para hacer un masaje a un perro es que este se encuentre relajado y cómodo. Si notas que el perrete está inquieto, será mejor dejar el masaje para otro día.

1. Busca un lugar tranquilo, libre de ruidos y distracciones para él. Haz que se tumbe en una superficie blanda donde tú también puedas estar cómodo a su lado.

2. Antes de empezar, será mejor que te quites los anillos, las pulseras y relojes y todo aquello que pueda impedir movimientos fluidos o causar daño al animal. Por el mismo motivo, retírale el collar o arnés a tu perro. Además, recuerda que todos los movimientos deben hacerse en la dirección en la que crece el pelo del perro para no causarle irritaciones en la piel

3. Para comenzar, acarícialo por todo el cuerpo suave y lentamente. ¿Tiene algún lugar favorito para las caricias? ¡Incide ahí! Haz todo lo posible para que se relaje. Pasa tus manos desde la cabeza hasta el final del cuerpo varias veces para que termine de relajarse. Luego, céntrate en su cabeza y cuello y masajéalo con movimientos circulares suaves. ¡No hagas que se sienta incómodo! Continúa por sus hombros igualmente y pasa al tronco. Allí, dedícale tiempo a cada uno de sus costados.

4. Ten mucho cuidado cuando llegues a la zona de las caderas, ya que muchos perros suelen tener problemas, especialmente cuando son ancianos. Una de las técnicas más usadas es colocar la mano al final de la columna e ir haciendo rotaciones suaves en sentido contrario a las agujas del reloj.

5. ¡Llega el turno de las patas! Empieza por sus patitas delanteras masajeando con movimientos largos la cara interna de las mismas y luego la externa desde su nacimiento hasta las almohadillas, sin presionarlas demasiado. Haz lo mismo con las patas traseras. Luego realiza unos pequeños estiramientos moviéndolas suavemente hacia arriba y hacia abajo con muuucho cuidado.

6. Si notas mucha tensión en algún lugar en concreto, puedes masajear a tu perro ‘amasando’ suavemente con tus dedos la zona, especialmente en los hombros y lomo.

7. Por último, finaliza los masajes para perros con las misma caricias largas y suaves con las que empezaste.

Otros consejos para hacer masajes para perros

Quizás hayas notado que al tocar alguna zona del cuerpo de tu mascota se haya quejado. El masaje es una buena manera de detectar puntos de dolor de tu perro que quizás no notarías normalmente, así que, si esto sucede, acude a tu veterinario para consultarlo.

Por otro lado, el tiempo del masaje no es determinado. Quizás la primera vez te cueste más, pero puede ser porque el perro no está acostumbrado. Cuando lleves 1 minuto te darás cuenta de si está más o menos funcionando. Cuando tu perro acepte el masaje podrás extenderlo el tiempo que consideres, pero entre 5 y 10 minutos te bastarán para masajearlo.

¿Has tomado buena nota? ¡Pues regálale a tu perro ese increíble momento de relajación!